dialoga en Lima y en Loreto

foto: diariolaregion.com

Villa Stein hacia una nueva derrota judicial

Publicado: 2014-02-24

El pasado fin de semana el Juez Supremo Javier Villa Stein con el estilo que ya lo caracteriza entró de lleno al debate de la pretendida revisión de la condena del Ex presidente Alberto Fujimori Fujimori, calificando a los jueces que lo condenaron como instrumentos de la persecución política y lanzando advertencias por lo que ahora considera como actuaciones indebidas de aquellos magistrados.

Sin duda no solo de trata de exabruptos de un juez con vocación de político, algo que en su momento lo llevó a pretender ser candidato a la presidencia de la república, sino que a todas luces aparece como la expresión de una articulación fujimorista al interior de la Corte Suprema de Justicia.

Cuando en abril de 2009 la Sala Penal Especial de la Corte Suprema de Justicia emitió la sentencia condenatoria contra Fujimori el entonces Presidente de la Corte Suprema Javier Villa Stein convocó una conferencia de prensa para expresar públicamente su respaldo a la sentencia y a los magistrados que la habían emitido. Ahora las cosas han cambiado. Ahora los llama instrumentos de la persecución, los compara con los jueces del nazismo y asume con zapatos y todo el tremendamente mediocre y maniqueo discurso jurídico del abogado del condenado Fujimori y repite que Chile no autorizó juzgarlo por crímenes de lesa humanidad.

Villa Stein quiere seguramente quiere ser el presidente del tribunal que resuelva la revisión de la condena, pero -sobre todo-, quiere seguir la máxima expresión judicial de un sector político e ideológico opuesto al proceso de justicia y verdad que, por sobre todas las cosas pretende garantizar la impunidad de los graves crímenes contra los derechos humanos. El asunto es que el magistrado Villa Stein ya jugó ese partido y fue derrotado estrepitosamente cuando en julio de 2012 emitió sentencia en el caso Barrios Altos señalando que se trataba de un delito común y que no calificaba como un crimen de lesa humanidad y solo dos meses después la propia Corte Suprema de justicia debió declarar nula esa sentencia por disposición de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

El hecho es que a inicios de esta semana la aparición de un pronunciamiento público de la Corte Suprema de Justicia en el que la Sala Plena de la Suprema respalda de manera decidida la sentencia dictada en abril de 2009 contra Alberto Fujimori y a los jueces San Martín Castro, Prado Saldarriaga y Príncipe Trujillo, así como el pronunciamiento emitido –con fecha 17 de febrero- por los mencionados magistrados y que el Poder Judicial ha colgado en su página web constituyen dos hechos de singular importancia que dan cuenta que el discurso político del magistrado Villa Stein estaría bastante aislado al interior del máximo tribunal de justicia. Por lo tanto, el fujimorismo más allá de la evidente campaña política para desprestigiar y enlodar a la sentencia y sobre todo al juez San Martín las tiene verdaderamente complicadas en el afán de presentar el recurso de revisión contra la sentencia condenatoria a Fujimori.

El pronunciamiento del tribunal

El tribunal que presidió San Martín comienza señalando que el fallo emitido el 7 de abril de 2009 fue emitido cumpliendo los principios en materia extradicional, así como de legalidad y debido proceso. Señala también que dicha sentencia tiene la condición de cosa juzgada en mérito a la sentencia dictada por la Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema de Justicia el 30 de diciembre de 2009.

De igual manera señala que la única autoridad legitimada para reclamar los actos procesales que se desarrollan al juzgar el caso es el Estado requerido –en este caso Chile- que concedió la extradición.

Así mismo los jueces declaran que los sucesos de Barrios Altos y La Cantuta han sido considerados como crímenes de lesa humanidad por reiteradas sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y del Tribunal Constitucional del Perú, de manera especial recuerdan la Sentencia de Supervisión de Cumplimiento que el mencionado tribunal internacional emitió el 7 de setiembre de 2012, así como también recuerdan que esa calificación de acuerdo al derecho internacional penal fue materia de un intenso debate durante el juicio oral en varia sesiones de audiencia con lo que se respetó los principios acusatorio, contradicción y exhaustividad.

Recuerda el comunicado que corresponde a la justicia democrática, respetuosa de los derechos, principios y valores constitucionales, como lo insta el derecho internacional y demanda la jurisprudencia de la Corte Interamericana evitar la impunidad –incluso superando obstáculos formales- y garantizar el derecho a la verdad en los delitos que importan graves violaciones a los derechos humanos.


Escrito por

Carlos Rivera

Coordinador del Área Legal del Instituto de Defensa Legal. Abogado especialista en asuntos penales y derechos humanos. Ha sido defensor de la parte civil en el juicio contra el ex presidente Alberto Fujimori y en muchos otros casos investigados por la Comisión


Publicado en